10. Pues habrá que empezar a dibujar, ¿pero, dónde?

El objetivo inicial que marqué son unas 30 incoherencias evolutivas, he seleccionado unas 35 y tengo listo el texto preliminar de unas 25. No son textos definitivos y seguramente les de más de una vuelta, pero ya no está la página en blanco, que también es importante. Hay que hacer, siempre hay que hacer.  

En cuanto al cómic asociado a cada una de ellas, para algunas incoherencias se me han ocurrido algunos ejemplos y para otras todavía no, pero creo que ya va siendo hora que me ponga manos a la obra con todo el proceso artístico.

Como te comenté quiero hacerlo todo en el iPad así que una de las cosas que tengo que investigar es que apps voy a usar y cual va a ser el flujo de trabajo. Por supuesto está el pequeño detalle de aprender a dibujar y tal, pero escurriremos el bulto un poquito más…

He estado viendo decenas de vídeos de youtube y artículos de blogs para ver que apps usa la gente profesional del sector. En mi caso el estilo será tipo viñeta, sencilla, en blanco y negro, más parecido a un web cómic o a una historieta de periódico que una pintura barroca, así que he filtrado por ahí.

La app que usa prácticamente todo el mundo para dibujar es Procreate. Yo estuve trasteándola hace bastante tiempo, pero no pasé de hacer cuatro garabatos para ver cómo funcionaba y poco más. Más especializada en cómics está Cómic Draw. Luego está Affinity Designer, la competencia de Adobe Illustrator. La ventaja de Designer es que puedes trabajar en vectorial, que para cómics sencillos y para alguien que va a tener que retocar/mover doscientas veces un brazo o una cabeza como yo para que quede decente es buena opción ya que no pierdes calidad.

Esto que resumo aquí en una entrada han sido unos cuantos días de probar una y otra e ir descartando. Al final estas son mis conclusiones:

  • Procreate. Va como la seda. Rendimiento espectacular incluso en iPads antiguos. Interfaz muy limpia y sencilla, cosa que viene bien en pantallas de 9,7″ como la mía. Se basa mucho en gestos. La única pega que le encuentro para cómics es que no incluye procesador de textos, con lo cual si quiero escribir tendrá que ser de puño y letra o pasar la imagen a otro programa para meterle el texto.
  • Cómic Draw. Se nota que está especializada en cómics. Tiene de todo, para hacer viñetas, marcos, bocadillos y obviamente puedes escribir texto con distintas tipografías.
  • Affinity Designer. Es una bestia en cuanto a opciones y posibilidades. Ya te digo que es como un illustrator solo que encima tienes la posibilidad de trabajar también en bitmap pudiendo poner pinceles, texturas, etc.

Lo cierto es que solo por no tener que escribir yo los textos y tener miedo a que quedasen horrendos e ilegibles empecé a usar Affinity. Cómic Draw, a pesar de que es una app muy bien hecha y con todo lo que pudiese necesitar, dejé de usarla, no sé muy bien porqué. Pero al final donde me quedé en es Procreate, está menos enfocado a cómics la simplicidad y el rendimiento me ganó. 

Te recomiendo que si vas a usar Procreate te descartes el libro gratuito que tiene a modo de manual, está muy bien.

Primera toma de contacto en no tengo ni idea de lo que estoy haciendo.

No sé si conoces “La paradoja de la elección” de Barry Schwartz. Tener muchas opciones es bueno a priori, pero puede hacer que quedes siempre menos satisfecho con la elección que hayas tomado. Igual por eso también haya elegido Procreate, cuantas menos opciones, menos tiempo perderé buscando qué opción será la mejor. Si tengo que escribir yo las letras a mano no me tiraré 2 horas buscando tipografías mientras pienso que quizás alguna otra le vaya mejor. Toca escribir, pues se escribe. Al fin y al cabo el objetivo del cómic es de ilustrar un ejemplo, no mostrar mis dotes artísticas ni mucho menos. Eso sí, todo una reto para alguien que tiende a ser perfeccionista.

Te dejo con una exposición muy interesante que hizo Schwartz en el TED hace tiempo. Tiene subtítulos en castellano por si no dominas el inglés.

Deja un comentario