13. Eligiendo el estilo para las viñetas

Tener un estilo propio y original es néctar divino para cualquier dibujante. No importa si es un estilo muy trabajado o algo muy sencillo, la cuestión es que tenga personalidad y te diferencie del resto.

Incluso gente bien formada se enfrenta a este reto. De hecho hay cientos de vídeos en youtube titulados:

  • ¿Cómo encontrar tu estilo?
  • 10 consejos para encontrar tu estilo
  • 5 métodos para empezar a trabajar en tu propio estilo

Al final, como en casi todo, no hay fórmulas mágicas. Hay recetas, eso sí, pero no son mágicas.

Coge cuatro o cinco cosas de tus artistas favoritos, mézclalas y dale un tiempo de maceración. Tiempo que dedicarás a practicar, no a ver la tele. Sin darte cuenta tu estilo irá madurando y el caldo que habrás preparado sabrá a caldo, no a una mezcla de ingredientes con agua. Como decía Bruce Lee: Absorbe lo que es útil, descarta lo que no, añade lo que es único en ti. 

Con casi total seguridad la forma en la que dibujas tu personaje o la manera en la que estructuras una viñeta será diferente hoy que cuando lleves 500. Fíjate en alguno de estos personajes famosos como han evolucionado con el tiempo:

Ahora que me doy cuenta, te estoy hablando como si esto fuese una master class y yo un experto ilustrador con 40 años a sus espaldas 😀 Recuerda que te estoy contando el recorrido que estoy haciendo, tal y como veo las cosas hoy, no que tenga que ser así.

Volviendo al principio, como tengo que escoger la segunda opción, parto de un estado en el que no tengo apenas base. Lo que implica deficiencias en casi todos los aspectos.

La buena noticia para mí es que no se trata de una película de animación. Ni si quiera de un cómic al uso. Algo parecido a las tiras cómicas sencillas que pueda encontrar en periódicos o web será más que suficiente. Y eso me da un respiro porque ahí todo vale, todo.

¿Cuál es el mínimo de calidad entonces? No hay mínimo.

Varias de las tiras cómicas más famosas son poco más que muñecos de palo con un buen diálogo. Muy bueno en algunos casos. Por ejemplo Cyanide & Happiness, XKCD o Cuttlas.

El equivalente en los videojuegos sería la jugabilidad. Puedes tener unos gráficos increíbles pero si luego falla la jugabilidad, ya lo puedes tirar a la basura. Sin embargo al contrario funciona perfectamente. Y en el cine el equivalente sería el guión, películas que se gastan una millonada en efectos especiales y luego no tienen ni pies ni cabeza.

Por cierto dudo mucho que los autores de estás tres tiras cómicas hayan decidido usar ese estilo tan simple porque no sepan hacer más. Con bastante probabilidad ha sido por pura elección.

Complicando un poco más el dibujo tenemos a Dilbert, Calvin & Hobbes, Garfield o Sarah Andersen :

 

Creo que me debería mover dentro de alguna zona intermedia. Más ya sería abusar para el tiempo que tengo y desde donde parto.

De momento voy a empezar a dibujar palitos con cabezas a ver qué pasa.

PD: Te recomiendo el libro Roba como un artista de Austin Kleon.

Un comentario sobre “13. Eligiendo el estilo para las viñetas

Deja un comentario