18. Rompiendo los límites de las viñetas

Para no complicarme mucho la vida empecé con una estructura de 6 viñetas. Un número cómodo, siempre los mismos huecos, la misma estructura. De esta forma podía centrarme más en el contenido.

Pero a medida que he ido haciendo páginas he empezado a romper esa organización fija.

Por ejemplo, en una historieta partí la viñeta por la mitad, en otra usar tres columnas y en otra al contrario, lo que hice fue unir dos y crear un espacio más panorámico.

Algo con lo que también he experimentado ha sido en conectar dos viñetas mediante alguna acción, incluso que lo que ocurra dentro de alguna afecte al dibujo de los bordes.

Por supuesto son cosas cero novedosas y que todo el mundo hace, pero me gusta ver que ya voy teniendo algo más de soltura.

Deja un comentario