3. ¿Editorial o autopublicar?

Siendo que no me conoce ni mi vecina, así a bote pronto no creo que tenga opción en conseguir que una editorial publique el libro. Y aunque mi intención no es empapelar la casa con billetes de 500€, es más un proyecto personal que me hace ilusión, si es cierto que de esta forma el porcentaje de beneficios que te queda es más bien irrisorio. Algo a tener en cuenta, puede que en tu caso sea más importante.

Auto publicar no es la panacea tampoco. Tienes que encargarte tu de prácticamente todo, pero mirándolo por el lado bueno, tienes control sobre prácticamente todo. Desde el contenido, el título o la portada.

He estado buscando información sobre como hacer que el proceso sea lo menos traumático posible. No quiero que las cuestiones técnicas me coman excesivo tiempo, prefiero dedicarlo al contenido, al menos en esta primera experiencia.

Luego está el tema de formato ebook o en papel.

Lo bueno del ebook es que lo podría poner directamente en esta página, con una descarga a través de un método de pago, sea monetario o por publicidad, como hacen algunos creadores de contenido. Peeeero, me hace ilusión tenerlo en papel, así que he buscado opciones para este soporte. Lo que no quita que también lo ofrezca en ebook.

Parece ser que la plataforma más popular y que más facilidades ofrece es Amazon, ya que se encargan de todo. Tengo que mirar más a fondo pero creo que tienen una web solo para configurar el libro en papel.

Para las opciones de ebook las más populares son Amazon Kindle, Libros de Apple y Google Play. ¡Corregidme si me dejo alguna interesante!

Por cierto, en la búsqueda de info me he encontrado con este canal de youtube que tiene buena pinta para el tema de autopublicar. Se llama Triunfa con tu libro, y aparte de tener vídeos sobre consejos, donde le estoy sacando más jugo son a las entrevistas que hacen. Muy recomendable.

Aquí tienes un listado de los podcasts en audio.

4. Imprimir el libro en papel en Createspace de Amazon

Bueno, después de informarme un poco y ver distintas opciones he decidido que usaré la plataforma de Amazon que se llama Createspace. Parece bastante completa en cuanto a formatos.

Si no he entendido mal lo que encarece el coste del libro impreso es el número de páginas, pero no el tamaño del libro. Cosa que no entiendo muy bien siendo que hay tamaños bastante dispares, pero bien, es lo que me dice el simulador.

Hay un PDF explicativo en cuanto a las características que tiene que tener el archivo que les envíes para imprimir. Como márgenes, límites y temas de corte de imágenes en los bordes.

¡Ah!, obviamente lo que también encarece el coste es si va a ser en blanco y negro o a todo color. La diferencia es considerable, por lo que seguramente opte por blanco y negro.

No tengo muy claro todavía el formato, pero sabiendo que no influye en el precio final no me preocupa mucho todavía.

Una cosa que hay que tener en cuenta es que depende del número de páginas, el margen interior de las hojas tiene que ser mayor. Lógico porque el lomo del libro será más gordo y costará más ver el interior de la página.

Por cierto, ya tengo el listado inicial de temas a tratar en el libro, en la próxima entrada detallaré algunas cosas.

6. Desarrollando las ideas iniciales a boceto gráfico y texto

Desde la última entrada he ido seleccionando algunas ideas del primer borrador para desarrollarlas con el nuevo formato de cómic + texto.

De momento me gusta el formato horizontal típico de las tiras cómicas, como los libros de Garfield de antaño, justo como lo dibujé al final de la entrada cinco.

Super fan de Garfield de toda la vida.

El único cambio de momento ha sido pasar de tres viñetas a seis. Que viendo cómo estoy planteando los ejemplos del cómic es fácil que con tres se me quede corto para alguna situación. La parte de la derecha la estoy maquetando con dos columnas para que no salgan líneas tan largas y sea incómodo de leer.

He decidido también que quiero minimizar cualquier excusa que me impida progresar con el proyecto, del tipo «es que ahora no puedo, cuando llegue a casa que tengo el ordenador» o «es que no me he traído papel y lápiz, y aparte entre que me pongo a preparar el sitio de trabajo se me pasa el rato, mejor luego«.

Nada de eso. Lo mejor que se me ha ocurrido en mi caso es usar una tablet para todo. Todo lo que vaya a necesitar para terminar el proyecto tiene que poder hacerse con esta herramienta. La puedo llevar a cualquier lado y con solo encenderla la tengo lista para trabajar. Otra ventaja es que cuando vaya a dibujar puedo hacer y deshacer mil veces, cosa que me va a venir bien.

Es una solución que me sirve a mi, que acopla con mi estilo de vida actual pero puede que en tu caso encuentres alguna mejor.

Yo uso un iPad porque me gusta el ecosistema de Apple y tengo varios productos de la marca. Pero no tengo ni mucho menos las últimas novedades o las más caras, de hecho el iPad es el más barato que ofrecen actualmente, el Mac Mini es uno de hace años que no incluye ni monitor y el Apple TV es de 2010. Te comento todo este rollo porque las aplicaciones que vaya usando serán para estos dispositivos, pero vamos que para escribir y dibujar seguro que puedes hacerlo con cualquiera medianamente decente. Que no suponga una excusa si decides hacer lo mismo.

Para empezar a montar el libro estoy usando Pages, que es un procesador de texto sencillo que viene gratis en el iPad, Mac o iPhone. El equivalente a Word de Windows, aunque no sé si éste hay que comprarlo aparte. Cualquiera que te permita cierta flexibilidad y que esté sincronizado automáticamente en todos tus dispositivos puede valer. Llegar a casa, abrir el programa y empezar a trabajar, irte por ahí, abrir la tablet y seguir trabajando con todo sincronizado es un gozo para la productividad, las cosas como sean. 

Picasso y Cervantes estarían recelosos ante semejante obra maestra.

Volviendo al tema del contenido, y como tengo pensado un formato apaisado, he creado un documento con ese ratio aproximado. De esa forma me hago una idea de cómo va quedando y la cantidad de texto que puedo meter en una cara.

No son textos definitivos, y los bocetos gráficos solo son para plasmar las ideas en formato viñeta pero ya va tomando todo forma.