8. ¡Hola!, soy un sesgo cognitivo con patas

Además de los tres bloques iniciales de incoherencias evolutivas (alimentación, ejercicio físico y estilo de vida), voy a añadir un cuarto dedicado a los sesgos cognitivos

Pienso que pueden encajar bastante bien en el concepto del libro, no todos, pero sí un buen número de ellos puesto que tienen un origen evolutivo. Conocerlos son extremadamente útiles para cualquier cosa que puedas hacer ahora o en el futuro en tu vida, en cualquier campo.

Si no conoces de que va, te lo explico de forma resumida. Un sesgo cognitivo es un «fallo» que comete el cerebro al leer la realidad. El mundo está lleno de información, es una cantidad abrumadora, imposible de descifrar en bruto y mucho menos tomar decisiones rápidas. Y hablo del mundo en general, un simple paseo por la selva por ejemplo. ¿Entonces qué hace el cerebro para poder tomar decisiones rápidas y eficientes?, usa métodos heurísticos, son una especie de atajos. Estos atajos funcionan bastante bien en un porcentaje alto de situaciones, pero como todo atajo, no se tienen en cuenta todas las variables, por lo que provocan los que llamamos sesgos cognitivos.

Uf, menudo rollo, te pongo un ejemplo.

Un sesgo muy común es el «sesgo de confirmación». Ocurre cuando nuestro cerebro filtra los datos en favor a nuestras creencias anteriores, enmascarando el resto de datos igualmente válidos.

  • ¿Te has comprado un coche nuevo? De repente verás el mismo modelo de tu coche en todos lados.
  • ¿Estás embarazada? Verás embarazadas por todos lados.

Seguramente había los mismos coches y embarazadas que antes pero jurarás que ahora hay más.

Si todo el mundo es el 0,0000001%, entonces sí.

Desde un punto de visa evolutivo tiene sentido aferrarse a creencias si han dado buenos resultados en el pasado y te mantienen con vida. El cerebro se centra en esos casos positivos y se ciega ante el resto de casos porque no puede analizar todo. Recuerda que antes tomar una mala decisión podría acabar con tu vida, ahora como mucho tus amigos se ríen de ti, pero también puede hacer que tu empresa pierda un millón de euros o que le eches la culpa a tu novia de algo que no es cierto. Es por eso que cuesta tanto cambiar de parecer sobre cualquier cosa aun con datos delante.

Ni que decir que estos sesgos están muy bien estudiados, y ya que la gente de a pie no los suele tener en cuenta y funcionan como campeones, las empresas de marketing y publicidad nos la cuelan día sí y día también.

Te dejo un par de vídeos.